¿Por qué surge postales 2020?

En marzo de 2020 nuestro mundo se detuvo a consecuencia de algo inesperado y desconocido. Una pandemia global, la del COVID19, cuyos efectos han provocado una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes. De un día para otro nuestros modos de vida se vieron alterados por completo obligándonos a enfrentar muchas situaciones inéditas que esta crisis nos puso, y nos sigue poniendo a día de hoy, delante.

Pérdida de seres queridos, restricciones en la movilidad, merma de libertades, teletrabajo, problemas de conciliación, pérdida de autonomía, dificultades en la convivencia, soledad, creación de nuevas rutinas y formas de relacionarnos, dificultades económicas y laborales o problemas de salud, vacunas… son sólo algunos ejemplos de las situaciones a las que esta crisis nos está obligando a enfrentarnos y que tienen consecuencias en cómo nos sentimos. Tristeza, ansiedad, miedo, desorientación, ilusión o esperanza, son algunos de los sentimientos que nos acompañan en estos momentos. Emociones diferentes que a veces no sabemos siquiera identificar y menos aún explicar.

En este contexto surge Postales 2020. Un proyecto experimental que nace con un doble objetivo:

Estamos en un momento de grandes cambios, de construir una Donostia que no será igual que la de antes, y que para ser mejor, necesita reparar de un modo saludable los daños emocionales ocasionados por la crisis. Postales 2020 quiere con esta propuesta experimental, contribuir con sus aprendizajes a construir ese nuevo tiempo del que todos y todas nos podamos sentir parte.